Psoas dolor lumbar

Dolor abdominal en el psoas

El dolor de espalda baja tiene muchas formas y tamaños diferentes. Algunos pacientes pueden describir su dolor como un dolor sordo, mientras que otros experimentan algo más parecido a una punzada aguda. Algunos pueden incluso notar que su dolor se irradia a partes distantes de su cuerpo, como la espalda y la pierna o el pie. Esto se debe a que la espalda es una mezcla de diferentes músculos, y cada uno de ellos desempeña un papel único en el movimiento del cuerpo.

En el caso de los dolores lumbares, sea cual sea el tipo de dolor, generalmente está implicado el músculo psoas de alguna manera. Si se quiere ser más específico, incluso se puede decir que es el músculo iliopsoas. Este músculo tiene forma de «S» y se encuentra en la parte más baja de la columna vertebral (unido a las últimas 5 vértebras). También recorre la zona pélvica y termina en el hueso del fémur. En realidad, tiene dos músculos iliopsoas que recorren simétricamente cada lado del cuerpo.

Aunque el psoas desempeña un papel fundamental en muchos movimientos diferentes, su tarea principal es estabilizar la parte inferior de la espalda cuando se levanta la rodilla hacia arriba. Además, el psoas es vital para el equilibrio, y se suele ejercitar siempre que se camina o se inclina hacia delante.

Dolor de psoas

El músculo iliopsoas es uno de los más complejos y menos conocidos del cuerpo. Se compone de dos músculos, el ilíaco y el psoas, y tiene dos orígenes distintos (o uniones iniciales con el hueso), pero una inserción común (unión final con el hueso).  El psoas mayor se une a lo largo de la columna lumbar y los discos intervertebrales y luego desciende oblicuamente para unirse al hueso superior del muslo, llamado trocánter menor del fémur.El músculo ilíaco se une a los dos tercios superiores de la fosa ilíaca y luego desciende para unirse al tendón del psoas mayor, con algunas de sus fibras unidas directamente al fémur en el trocánter menor.La función principal del iliopsoas es la flexión de la cadera, también conocida como flexión del muslo. Es el músculo que levanta la pierna para dar un paso al caminar.Pero debido a su fijación a lo largo de la columna lumbar, el psoas desempeña un papel importante en el mantenimiento de la postura erguida.También puede ayudar a extender la columna lumbar junto con los músculos de la espalda.Cuando la hipercontracción hace que este músculo se vuelva funcionalmente corto, el psoas distorsiona las vértebras lumbares y puede contribuir a la torsión pélvica.

Estiramiento del psoas

El síndrome del psoas es un diagnóstico que se pasa por alto con facilidad. Sin embargo, es importante tener en cuenta esta afección como parte del diagnóstico diferencial para los pacientes que presentan dolor lumbar, especialmente para los médicos osteópatas, ya que los pacientes pueden considerar a estos profesionales como expertos en afecciones musculoesqueléticas. Los autores describen el caso de un hombre de 48 años con una historia de 6 meses de dolor lumbar que se había atribuido a «músculos centrales débiles». El diagnóstico del síndrome del psoas se pasó por alto inicialmente en este paciente. Una vez realizado el diagnóstico correcto, fue tratado por un médico osteópata mediante tratamiento manipulativo osteopático, junto con estiramientos en casa entre los tratamientos en la consulta. En su cita de seguimiento de 1 mes, demostró una mejora continua de los síntomas y un deseo de seguir con el tratamiento de manipulación osteopática.

El síndrome del psoas puede manifestarse como cualquiera de una variedad de escenarios clínicos que implican dolor lumbar y a menudo plantea un desafío de diagnóstico. Sin embargo, muchos pacientes tienen ciertos síntomas en común, como el dolor en la región lumbosacra al sentarse o ponerse de pie, el retraso o la dificultad para lograr una postura totalmente erguida, el dolor en la región glútea contralateral y la irradiación del dolor hacia la pierna opuesta (que generalmente se detiene cerca de la rodilla).1 Los síntomas pueden imitar los de una hernia de núcleo pulposo.1 En el diagnóstico diferencial, deben descartarse otras causas musculoesqueléticas y viscerales de dolor, como el cáncer de colon, la diverticulitis de colon, la bursitis femoral, la artritis de cadera, la prostatitis, la salpingitis y los cálculos ureterales, como origen del dolor lumbar.2

Músculo psoas

¿Ha tenido alguna vez un dolor de espalda persistente? Ya sabes, el que te duele cuando estás de pie durante mucho tiempo. ¿O quizás incluso del tipo que sigue doliendo cuando estás acostado y te dificulta conciliar el sueño? El dolor lumbar es increíblemente común, ya que al menos el 80% de los estadounidenses lo experimentan a lo largo de su vida. El dolor puede estar causado por una serie de problemas como lesiones o esguinces musculares, pero también podría estar causado por un músculo poco conocido llamado músculo psoas.

El músculo psoas se encuentra en lo más profundo de su núcleo y es la razón por la que puede levantarse de la cama por la mañana. Este músculo principal también puede afectar a la postura, ayudar a sostener la columna vertebral y, cuando está inflamado y tenso, también puede contribuir en gran medida al dolor de espalda baja y de pelvis. La buena noticia es que si el psoas es el causante del dolor de espalda, los estiramientos y diversos masajes autoaplicados pueden aliviar la mayor parte del dolor que se experimenta.

El músculo psoas se encuentra en lo más profundo del cuerpo, muy cerca de la columna vertebral, en el interior de las caderas y los huesos del muslo. El origen del músculo comienza en la parte baja de la espalda y se envuelve alrededor de las caderas hasta su punto de inserción en la parte delantera de las mismas.

Author: Gustavo Ferrer